Plantación de Bulbos, el otoño es la época ideal.

¡LLEGÓ EL OTOÑO! Es tiempo para sanear y organizar tu jardín
20 marzo, 2019
Coníferas - Jardín de la Costa
Coníferas
13 junio, 2019
Mostrar todos

Se caracterizan por tener un tallo subterráneo, que posee una capa exterior seca que protege las capas internas. Este tallo subterráneo, tiene una alta capacidad de almacenamiento de agua y nutrientes y puede sobrevivir sin la presencia de luz.

El calendario para sembrar bulbos, nos sirve como guía para saber la época más adecuada para sembrarlos, dependiendo de su ciclo de floración. Así,  los bulbos que sembremos en otoño, florecerán en primavera, garantizándonos un jardín hermoso, durante esta bella estación del año. Resistiendo fuertemente las condiciones climáticas adversas del invierno, debido a que están bajo la tierra.

 

Bulbos de Otoño

El otoño es la época por excelencia de los bulbos y es ahora cuando se puede comenzar a plantarlos para que florezcan en la próxima primavera.

Es la época ideal para sembrar la gran mayoría de bulbos, los cuales tendrán su ciclo de floración en primavera. La humedad característica del otoño es una gran ventaja para el buen desarrollo de estos cultivos. Los bulbos sembrados en otoño, entrarán en un  periodo de descanso antes de las bajas temperaturas de invierno y así florecer justo cuando la temperatura suba iniciando la primavera.

 

Tips:

  • Prepara el terreno.Busca un sitio no demasiado soleado y protegido del viento. Procura que el terreno no esté demasiado húmedo y que tenga suficiente drenaje, para evitar que se pudran. Mezcla la tierra (sobre todo si es arcillosa) con abono orgánico para que sea más ligera y no acumule humedad.
  • Planta los bulbos en grupos reducidos. Para saber a qué profundidad hacerlo, mide el tamaño del bulbo: la profundidad de plantación idónea será el doble (o incluso triple) de su diámetro. Es muy importante que los plantes con las raíces hacia abajo.
  • Riega tras la plantación, y luego regularmente, especialmente si la tierra es arenosa (se secará antes), pero nunca llegues a encharcarla. Lo ideal es regar poco, sólo para evitar que la tierra se seque, hasta que empiecen a nacer, momento en el que habrá que humedecer el terreno más a menudo.
  • Para evitar que se hielen en invierno, cubre la zona plantada con trozos de corteza de árbol u hojas.
  • Por desgracia, estas bellas plantas no durarán eternamente. Cuando comiencen a marchitarse las flores, córtalas unos centímetros por debajo de su base. Espera a que las hojas se sequen, pues eso significa que está engordando el bulbo. Luego, extrae a tu retoño con cuidado de la tierra, quítale las hojas secas y la tierra, y guárdalo en un sitio fresco, seco y oscuro hasta la próxima plantación.